Un soldado se queda al lado de su perro hasta que de su último aliento. Hermoso

Kyle Smith y su perro Bodza, de 11 años de edad, pastor alemán, han pasado por muchas cosas juntos como miembros de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Una vez ambos pasaron 189 días fríos y amargos en Kirguistán durante una misión de seguridad. Por lo tanto, cuando Bodza estaba en su lecho de muerte, Smith no imaginaba estar en otro sitio que no fuera al lado de su perro.

Bodza había trabajado con la Fuerza Aérea de Estados Unidos desde el año 2006, como un perro de detección de explosivos, y había ayudado a salvar muchas vidas humanas olfateando bombas en las operaciones en Irak, Kirguistán y Kuwait.

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *